Tras ser liberado Peter Reimer se muestra con su familia

El joven Peter Reimer fue liberado por el grupo armado que lo mantuvo privado de su libertad durante una semana. Tras volver a su seno familiar y descansar unas horas, se mostró públicamente como señal de agradecimiento por el apoyo recibido.   

Con la alegría del reencuentro familiar, pero aún con signos de cansancio, así se mostró Peter Reimer este martes ante los medios de comunicación tras ser liberado por los integrantes del autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

El joven colono, de 23 años, estuvo secuestrado durante ocho días y mantuvo en vilo a toda su comunidad en el Departamento de San Pedro. Sus familiares debieron recurrir al apoyo comunitario para cumplir con la exigencia de la banda criminal.

Los familiares debieron entregar víveres a unas 20 comunidades por valor de USD 500.000. La entrega total de los kits se cumplió el lunes cuando se repartieron las últimas unidades en los barrios Pelopincho y Ricardo Brugada de Asunción.

De acuerdo con las informaciones, Peter Reimer fue liberado en la noche del lunes en las inmediaciones de la comunidad indígena Jeroky Rokua, distante a unos 15 km del lugar del plagio.

David Reimer, padre del joven secuestrado, relató que alrededor de las 6:00 de este martes recibió una llamada, donde le informaron dónde estaba su hijo.

“Esta mañana me llamaron y me dijeron que vaya a un lugar a buscar a mi hijo, que solo podíamos ir dos personas, que está en una casa durmiendo y que llegó anoche. Me dijeron que si venía otra persona más lo iban a matar. Fuimos callados entre dos”, contó.

Una vez que llegó a su vivienda se tomó unas horas de descanso, pero unas horas después se mostró públicamente con su familia para que la ciudadanía sepa que se encuentra bien y como señal de agradecimiento por el apoyo que recibieron.

Algunas de las familias indígenas y campesinas rechazaron los víveres, ya que son producto de una extorsión. No obstante, algunos revieron su posición ante las súplicas de la familia.

En este caso, dos colonos menonitas y dos paraguayos fueron llevados por los criminales de la estancia Guyra Campana, ubicada en Santa Rosa del Aguaray, de San Pedro. Horas después, los dos paraguayos y uno de los menonitas fueron liberados por los captores, pero el joven Peter quedó en poder de los delincuentes.

Fuente UH

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.