Garrafa de 13 kilos llena de explosivos fue utilizada para matar a los militares

El grupo terrorista EPP utilizó una garrafa de 13 kilos llena de explosivos y metrallas para hacer volar el camión militar en el que iban los tres sargentos primero del CODI fallecidos en el atentado del jueves último en el predio de la estancia Pa’i Kuara del departamento de San Pedro.

Los fiscales federico delfino y lorenzo lezcano, ambos de la unidades de antisecuestro y crimen organizado, revisaron ayer la zona dantesco atentado del grupo terrorista ejército del pueblo paraguayo (epp), en un camino interno de la estancia pa’i kuara, 3.500 metros antes del retiro perú al que se dirigían los uniformados emboscados.

Durante la verificación de la escena, acompañada por expertos en Criminalística, la comitiva halló los restos de una garrafa de 13 kilos que los criminales llenaron de explosivos y metrallas. Por el pozo que dejó en el camino, claramente esta fue la bomba más poderosa empleada por el EPP, incluso más que la que mató a ocho militares en 2016.

En el ataque, perdieron la vida os militares del Ejército Lauro Ramón Monzón Acosta (30), Eulalio Espinoza (29) y Mauricio Pérez Paredes (26), todos con el grado de sargento primero y destinados en el Comando de Operaciones de Defensa Interna (CODI).Estos circulaban en un camión Mercedes Benz que quedó desintegrado en un radio de 150 metros.

Ayer también se confirmó que los seis militares que venían detrás en una camioneta Toyota no se enfrentaron directamente contra los criminales del EPP, ya que estos últimos estaban ubicados a unos 700 metros de distancia.

Justamente, la estrategia de los terroristas consistió en enterrar la potente bomba en el camino del convoy y después reforzar el ataque con disparos de francotiradores ubicados en una posición segura.

Como los fusileros del EPP estaban lejos, los militares sobrevivientes no pudieron neutralizarlos, pese a que los uniformados también efectuaron disparos hacia la zona de donde escuchaban que provenían los tiros del enemigo.

Los fiscales de la zona, Pablo Zárate y Arnaldo Argüello, tomaron declaración testifical a los militares que repelieron el ataque del EPP.Por otro lado, el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, se reunió ayer con la cúpula del CODI en su cuartel de Arroyito, pero el contraataque del Gobierno aún se hace esperar.