La Policía Civil de Bahía (Brasil) investiga el asesinato de Hyara Flor Santos Alves, una menor de 14 años de origen gitano, que fue encontrada con una herida de bala el pasado 6 de julio en la habitación que compartía con su marido, un joven de idéntica edad con el que llevaba casada 40 días.

Folha de São Paulo informó que Hyara fue trasladada al Hospital Municipal de Guaratinga, donde sucumbió por el daño recibido tras el disparo.

Aunque los familiares le informaron al personal de guardia que la joven fue víctima de un disparo accidental, la versión les generó dudas y decidieron contactar a las autoridades para que iniciaran una investigación.

Los sospechosos y la historia familiar

La Policía refirió que el esposo de la víctima, su suegro y otra persona huyeron por vía terrestre hacia la frontera con el vecino estado de Minas Gerais y aparentemente habrían sido vistos en una casa de la ciudad de Victoria, capital de Espírito Santo, desde donde habrían partido hacia una comunidad gitana cercana.

Entretanto, la abogada Janaína Panhossi, representante legal de la familia de la víctima, sostuvo que el hermano menor de la víctima fue el primero en señalar a su cuñado como presunto responsable del asesinato.

A esto se suma que el padre de la adolescente tuvo acceso a conversaciones que mantuvo la pareja por WhatsApp*, en los que se evidenciaría un trato frío del joven esposo hacia su compañera sentimental.

Panhossi aseguró que «el ambiente es de desesperación total». En su decir, los parientes de Hyara están muy disconformes con lo sucedido, porque ella «era una niña muy buena y muy apegada a su padre».

Solidaridad con Hyara

El caso se viralizó en internet, donde miles de personas manifestaron su apoyo y solidaridad a la familia de Hyara, al tiempo que exigieron justicia a las autoridades.

Numerosos videos de TikTok recogen el testimonio de agradecimiento del padre de la muchacha, quien aprovechó la notoriedad para desmentir que está ofreciendo una recompensa a quien localizara a los sospechosos. «Quiero justicia, eso es todo», recalcó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *