También se confirmó la muerte de Luciano Argüello y de un indígena de alias Simón.Para las autoridades, es la operación más importante contra una estructura terrorista.

Osvaldo Daniel Villalba Ayala, alias Comandante Alexander; Luciano Argüello y un hombre indígena con el alias de Simón, presuntos miembros del EPP, murieron durante un enfrentamiento con agentes de la FTC en Cerro Guazú, Departamento de Amambay.

Minutos antes del enfrentamiento, los insurrectos habrían asesinado a una pareja de indígenas e hirieron a otro nativo, que fue trasladado al hospital de Santa Rosa del Aguaray.

Rodrigo Gómez González y Alcides Romero fueron ejecutados por los epepistas, según el fiscal Lorenzo Lezcano.

Mientras que el herido es Leonardo Gómez Riquelme, que se encuentra internado y su estado es delicado, informaron fuentes del procedimiento.

Todos ellos viven en la colonia Jasuka Venda, donde viven Pãi Tavyterã a la vera del cerro que es considerado sagrado para esa comunidad.

Los intervinientes no pudieron explicar el motivo de la presencia de los criminales en la comunidad indígena. “No sabemos el motivo por el cual estos criminales asesinaron a la pareja de indígenas, pero una vez que se escucharon los disparos, los elementos de la FTC llegaron al sitio. Se enfrentaron a tiros, dos de ellos fueron abatidos, mientas que el resto corrió del sitio”, informó el teniente coronel Luis Apesteguía, vocero de la FTC.

No se reportaron bajas ni heridos entre los militares que participaron del operativo.

El comisario Nimio Cardozo, jefe del Departamento de Antisecuestro de la Policía, en una rueda de prensa, se mostró satisfecho por el resultado, esperado desde hace muchos años.

“Para nosotros es la operación más importante que se llevó contra una estructura criminal del país”, sostuvo.

Cardozo reveló que el operativo fue llamado Zeus y fue el final de un trabajo de inteligencia de más de un año, que realizaron los investigadores.

HISTORIAL DE VILLALBA

El llamado “Comandante Alexander” nació el 21 de diciembre de 1982 en Concepción.

De acuerdo con los datos que manejan los investigadores, Osvaldo comandaba la banda desde hacía 16 años, convirtiéndose en una de las personas más buscadas en el país, incluso se llegó a ofrecer cifras millonarias para quien diera alguna información de su paradero.

Se le atribuyen al menos setenta asesinatos, entre policías, militares, indígenas y pobladores de la zona Norte desde el año 2008 según informó el diario el diario Última Hora.

Con la muerte de los principales líderes, la banda se encuentra diezmada.

Antes de esto, el 21 de noviembre de 2020, en medio del operativo Tormenta, del Departamento de Antisecuestro de la Policía, se confirmó la muerte de Lucio Silva, de Esteban Marín López y de Rodrigo Argüello.

Silva era considerado uno de los fundadores del grupo criminal y tenía nueve órdenes de captura por secuestro, homicidio doloso, privación ilegítima de libertad, entre otros delitos. El mismo era buscado desde hace varios años por la FTC y la Fiscalía.

El 24 de setiembre de 2010 fue abatido Nimio Cardozo Cáceres, otro de los considerados cabecillas de la banda.

Actualmente, el grupo criminal queda al mando de los otros integrantes fundadores, Manuel Cristaldo Mieres, Magna Meza y Liliana Villalba, como los principales líderes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *